sábado, 9 de enero de 2016

¡El misterio del MOE SKINHEAD, revelado!


Hace un rato, un mensaje en Twitter de un usuario al que no sigo (al ser retuiteado por una bizarra cuenta de fans que sí sigo), me ha puesto sobre la pista de otra simpática curiosidad relacionada con el diseño y el propio origen conceptual de los personajes originales de la serie; uno de esos pequeños detalles poco (o nada) conocidos que me encantan y me dan pie a hurgar un poco en la cultura pop norteamericana; una historia deliciosa, que podría abrir una brecha inexplorada: ¿era Moe Szyslak originalmente calvo? Unos pocos, breves, atropellados e innecesarios apuntes especulativos para un nuevo estudio de Arqueología Razonable sobre la materia.

El citado mensaje en Twitter era el siguiente:

 
"He tardado 25 años, pero por fin he localizado al malo del bar de Moe en Simpsons Arcade en un episodio real (de la temporada 2)"

El famoso videojuego de los Simpson, el original, el bueno, fue lanzado en 1991. Entiendo que llevó algún tiempo de realización, y es por eso que algunos detalles erróneos de los primeros episodios de la televisión, que después se corrigieron a lo largo de la primera o segunda temporada, permanecieron en el arcade. El caso más obvio es el color de piel de Smithers, que en su primera aparición era claramente marrón, y así permaneció en la primera versión del juego para PC; y ya divagué aquí en otro momento sobre cómo el videojuego revelaba el gran secreto (no confirmado oficialmente) sobre cómo Marge Simpson oculta las orejas de Sheba bajo su peinado...


De alguna manera, es como si los desarrolladores del videojuego trabajasen en un limbo al margen de los de la serie, teniendo acceso solo a información limitada, o solo el diseño de personajes de los primeros episodios. Porque igualmente, resulta extraño que en el videojuego no aparecieran personajes tan importantes como Apu o Flanders. Quedan bastantes flecos extraños por destapar alrededor de este videojuego, que a mí me siguen resultando extraños. La explicación puede estar simplemente en que unos trabajaban en EEUU y los otros en Japón, y que más o menos les daba igual, ya que la franquicia apenas había empezado a caminar. El propio autor del twit, Bobservo, explica que probablemente los desarrolladores se fijaron en personajes secundarios del fondo para inventarse algunos final boss (es decir, los enemigos finales de cada capítulo, en un videojuego). Verdaderamente, algunos de los enemigos que aparecen en el videojuego son irreconocibles, y podrían haber sido elegidos al azar.


Pero eso no explica por qué ese final boss rapado, se parece tanto al auténtico Moe (de hecho, todo sea dicho, el calvo que el twitero ha localizado en la serie y que muestra en el twit de arriba... no se le parece demasiado). En el videojuego, por cierto, Moe tenía el pelo verde y Barney amarillo... Cosas del diseño de píxeles; y estrategias de los desarrolladores del videojuego para volverme loco a mí. Probablemente, ese malvado Moe loco gigante, solo es una especie de versión salvaje, berserker, es un invento de los diseñadores de Konami. Pero la historia me ha parecido suficientemente simpática como para llevarla un poco más allá en el terreno de la especulación....


Matt Groening reconoció en cierta ocasión, que al diseñar físicamente al camarero Moe, se había inspirado en dos personas reales: por un lado, su amigo el cómico Rich Hall, cuyo parecido físico con el (rotundamente feo) Moe de dibujos es notable; pero por otro lado, Groening se inspiró en un personaje de relativa fama en la cultura popular norteamericana de los 70s: un tipo calvo semi-anónimo llamado Louis "Red" Deutsch.


Louis Deutsch era un boxeador retirado, que regentaba un bar de Jersey City (New Jersey) llamado Tube Bar. Durante meses, un par de chavales se dedicaron a hacer llamadas a su negocio, preguntando a ver si se podían poner al teléfono supuestos clientes, cuyos nombres inventados tenían una sonoridad muy similar, en inglés, con insultos, exabruptos o expresiones homófobas. La clásica broma telefónica que hizo famosa Bart Simpson durante las primeras temporadas, vamos. Y que en aquellos tiempos en los que solo teníamos teléfonos fijos sin identificación de llamada ni nada parecido, practicábamos todos desde el vil anonimato (mis amigos y yo, por ejemplo, siempre que nos llamábamos los unos a los otros a casa, les decíamos a sus respectivos padres que éramos Darth Vader, y siempre pasaban la llamada sin hacer más preguntas).


Pero las bromas de John Elmo y Jim Davidson (que así se llamaban los chavales) se hicieron enormemente famosas en la época, ya que ellos las grabaron en casette, y comenzaron a sonar en las emisoras de radio universitarias y a circular de mano en mano en los ambientes deportivos. Hasta la fecha han sido reeditadas muchísimas veces (tanto de forma oficial como pirata), bajo el nombre artístico de Bum Bar Bastards. Es bien sabido que Matt Groening es un melómano empedernido (coleccionista de discos extraños que la gente odia, presidente del club de fans de Captain Beefheart y de los Residents, portadista de discos en secreto, miembro temporal de los Rock Bottom Remainders, zappiano de corazón rocanrolero, etc.) y en este blog he hablado numerosas veces de su relación con la música. No es de extrañar que cayera en sus manos una copia de aquella cinta durante los 80, incluso antes de ser reeditada en CD.


El caso es que aquel camarero cabreado y gruñón se convirtió en una especie de celebridad efímera, y los juegos de palabras de los Bum Bar Bastards son culturilla general en USA. Pero no puedo asegurar que Matt Groening tuviese un plan inicial para hacer que Moe Szyslak fuese calvo, inspirándose tanto en la imagen de Rich Hall como en la de Louis Deutsch, y que esos garabatos iniciales de Matt se filtraron a los diseñadores del videojuego antes que a los de la serie... No, definitivamente eso no pasó, y la explicación debe ser una casualidad, falta de entendimiento entre ambos equipos o (como dice otro comentarista de Twitter) que los que diseñaron los personajes del videojuego veían los episodios en japonés y habiendo dormido poco... pero sería bonito que esto fuese un secreto que solo conocemos Matt y yo.


Pero al menos, y para que toda esta cháchara en este blog de tebeos de los Simpsons haya servido de algo, os traigo una sorpresa final maravillosa para quienes hayáis llegado hasta el final: una versión libre en forma de cómic en torno a todo esto, obra del Maestro Ed Piskor (entre otras muchas cosas, el dibujante de las locuras de Harvey Pekar para American Splendor). Aquí os lo dejo:


Os recuerdo que este blog ya no actualiza demasiado, porque la gente ya no lee blogs y lo considero un esfuerzo malgastado, pero que en su página de Facebook sigo soltando chorradas de vez en cuando aunque esto esté parado.

Actualización: en los mismos comentarios de Twitter, alguien sugería que el "Moe calvo" aparecía también, junto a su familia, en uno de los primerísimos episodios de la serie: concretamente, en la Terapia Familiar del Dr. Marvin Monroe de 1x04, "Hogar, agridulce hogar", justo antes de que lleguen los Simpsons. Es decir, que sí que podría tratarse de un personaje secundario recurrente, que finalmente fuese descartado y pasara a formar parte de los extras de fondo:

martes, 29 de diciembre de 2015

R.I.P. Lemmy (1945-2015)


Hemos amanecido con la triste noticia del fallecimiento ayer, a los 70 años, de Lemmy Kilmister, el bajista y líder de Motörhead. Todos pensábamos que cuando Lemmy se enfrentase a la de la guadaña le iba a dar una voz, o una coz, y que sería tan inmortal como los riffs de su banda, pero parece que no. En la siguiente historieta, Lemmy y su grupo aparecían como personajes de Springfield. Pertenece a The Simpsons' Treehouse of Horror #16 (2010):

jueves, 17 de septiembre de 2015

"HOMER-VISIÓN: Las 1.001 películas que Homer Simpson vería antes de morir" (Libritos Jenkins, 2015)


En los últimos días he estado ocupado viendo montones de cosas. Obsesionado con ese lenguaje audiovisual alternativo y sensacionalista que conforman las películas de recopilaciones de imágenes curiosas que de vez en cuando comento por aquí, y como fan de la serie de Los Simpsons (como ese "contenedor cultural" a través del cual explicar tantos fenómenos socio-culturales), decidí escribir un largo artículo que hilvana la historia del audiovisual alternativo, tratando de exponer una imagen global del fenómeno; y acabé juntando un fanzine de casi 70 páginas.



Un viaje que nos lleva desde alguno de los primeros cortometrajes de los comienzos del cine, a finales del XIX, que trataron de capturar fenómenos poco convencionales (el estilo de vida de las tribus en países en vías de desarrollo, ejecuciones de criminales, peleas de boxeo entre gatitos, la electrocución de un elefante, operaciones a corazón abierto, freaks de feria...), pasando por el boom del travelogue, las mondo movies, los collage films experimentales (que reflexionaban en torno a un lenguaje no narrativo desarrollado por los Surrealistas europeos, y el desprecio del Arte), y hasta llegar a las exhibiciones de atrocidades que se distribuían de forma semi-clandestina en la edad dorada del VHS, existe una historia soterrada del audiovisual, todavía más oculta y extrema que la que se cuenta en los numerosos (y necesarios) libros sobre "el cine más raro" y las cinematografías exóticas. Sin olvidarnos del papel que la televisión basura y la contemplación del vídeo efímero e insustancial de Youtube juega en todo esto.



¿Qué pinta Homer Simpson aquí? La televisión de Springfield, una vez más, sirve como ejemplo perfecto para explicar por qué a algunos nos interesa muchísimo más la película "Hombre golpeado por balón de fútbol", que el mayor éxito cinematográfico de Hollywood; los homers del mundo podemos pasarnos horas y horas mirando vídeos de demoliciones controladas de edificios, maratones de caídas en patinete, o ridículos programas de variedades sobre gente que se pelea o que se parece a sus mascotas; y los documentales amarillistas del fallecido Troy McClure son una cumbre del ephemeral film educacional breve de las décadas centrales del siglo XX, del que ya nadie se acuerda y que formó los cimientos de todo el audiovisual occidental.



"Homer-Visión" pretende ser un homenaje al tirarse horas mirando vídeos chorras de gatitos en Youtube a través de nuestro smart tv, una nueva forma de enfrentarse al audiovisual, en sustitución de la televisión y del cine, cuyo impacto aún no ha sido medido; también pretende juntar por primera vez en algún sitio montones de películas (no sé si llegamos a las 1.001 que promete, pero casi) que se encuentran en los márgenes de los márgenes del cine convencional: found footage, video-mixtapes, ephemeral films, cine mondo... Alguien tenía que hacer este trabajo, y Homer ha sido la inspiración definitiva.



El fanzine tiene 68 páginas ilustradas, incluye el ensayo principal, una entrevista al experto editor de Cinema Sewer Magazine (y co-autor de "Retard-O-Tron video mixtape"), un tebeo pirata de los Simpson, pin-ups exclusivos y un montón de reseñas relacionadas con todo esto de las películas de cápsulas de imágenes que alguien captó alguna vez y que se perdieron en el mar de los tiempos. Un trabajo apresurado e introductorio, que espero que interese tanto a los aficionados al cine extremo como a los coleccionistas de curiosidades de los Simpson.


Novedad de Libritos Jenkins para septiembre de 2015.

Te lo pongo en casa por 5€, gastos de envío incluidos, escribiendo a frunobulax04@gmail.com.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Unas latas de Duff vacías en Team Youngblood

Otro avistamiento simpsoniano en tebeos de superhéroes: estas latas de Duff, bebidas, aplastadas y tiradas en el suelo, pertenecen al número 1 de la serie Team Youngblood (1993), un tebeo publicado por Image en 1993.

Es bien sabido el lugar que ocupó Image Comics en la industria historietística norteamericana a comienzos de los 90s, y en este mismo blog he hablado de ello otras veces. Dentro de aquel aluvión de artistas que decidieron huir de la "casta" de Marvel y DC, y montarse su propio negocio, los tebeos del desasosegante y siempre polémico Rob Liefeld (a quien también hemos tenido por aquí) fueron los más bizarros. Con ese dibujo lleno de confusión anatómica, anabolizantes y armas gigantescas, tengo que reconocer que a mí mismo me llamaban la atención y me atrajeron mucho en la adolescencia, por su espectacularidad y a pesar de sus deficiencias gráficas. El problema para mí acabaron siendo los argumentos planos en favor de la acción sin sentido, y el que todos los personajes estuvieran permanentemente enfadados y mostrando miles de dientes. Estos Team Youngblood no he llegado a leerlos, y el dibujante no era el mismo Liefeld (que se encargaba del guión) sino de uno de sus clones, un entusiasta imitador llamado Chap Yaep, que parece que ahora se dedica más a la animación.

A continuación vemos la página completa, en la que descubrimos que quien se estaba poniendo castaña era un bohemio y asilvestrado Brahma, con sus correspondientes dientes mostrando infinito cabreo.

Gracias otra vez a Alabaujavi por la pista.

lunes, 31 de agosto de 2015

Comic-Book Guy fan de Dazzler en X-Men (y un tebeo inédito de Ian Gibson)

X-Men Unlimited fue una colección de Marvel Comics dedicada a narrar aventuras autoconclusivas, sin enjundia y fuera de la compleja continuidad de los tebeos principales de las colecciones de mutantes. En su número 32 (septiembre de 2001), y además solamente en su portada, la artista Jill Thompson decidió plasmar una escena en la que vemos a unos pocos fans haciendo cola, aparentemente, para comprar entradas para un concierto de Dazzler. Y además de adolescentes maquilladas como su ídolo, vemos también a los miembros de la Patrulla-X (de los 90s) Kitty Pryde (con su dragoncito Lockheed al hombro) y Júbilo, y a su lado a un friqui de tomo y lomo, con sobrepeso, tebeos, coleta, una camiseta que dice "Worst t-shirt ever"... Todo indica, sin duda alguna, que Thompson quería hacer referencia al tendero de La Mazmorra del Androide (Y tienda de cromos de béisbol), Jeff Albertson alias Comic Book Guy.

Dazzler es un superhéroe muy curioso y bizarro dentro de la fauna del cómic, ya que, en su origen, en 1980, fue una creación destinada a trascender las páginas del cómic para popularizar al personaje como una cantante del mundo real, y hacerse millonarios a costa de vender discos y muñecas a los adolescentes ochenteros. De hecho, su existencia se debe a un acuerdo inicial entre los jefazos de Marvel y la discográfica Casablanca Records, la exitosa compañía de música disco que en los 70s copó el mercado con discos de Donna Summer, Village People o Giorgio Moroder, y en los últimos años repitió jugada con bandas como Scissor Sisters y que también trató de lanzar como cantante (en una jugada de mercadotecnia similar a la que pretendió con Dazzler) a la actriz Lindsay Lohan. A imagen de otros experimentos similares, como G.I. Joe, Transformers o los tebeos de Archie (en cuya concepción, que se ha perpetuado muchísimo en el mundo del cómic, estaba la idea de lanzarlos como muñecos y en el caso de The Archies como grupo de música real), se pretendía que una actriz y cantante apoyara la existencia de este superhéroe/cantante de la ficción, con los absurdos poderes de generar luces de colores, lo que ayudaría mucho en sus actuaciones. La idea de una Dazzler de carne y hueso que trascendiera al superhéroe de papel, en este caso nunca sucedió. En los tebeos, Dazzler (la joven de nombre real Alison Blaire), siempre ha llevado una doble vida como popular cantante del universo Marvel, y tiene detrás una trayectoria muy extensa con varias colecciones propias y numerosas apariciones en las series más populares de los superhéroes de Marvel.

Al margen de esta curiosa historia, el nº 32 de X-Men Unlimited es también un ejemplar único en los tebeos de Marvel, ya que entre sus 3 historietas breves contiene la única colaboración del dibujante Ian Gibson en la empresa americana. El británico Ian Gibson es uno de mis dibujantes favoritos de todos los tiempos, y prácticamente toda su carrera la ha desarrollado en los tebeos ingleses, dentro de la revista de ciencia-ficción 2000AD, dibujando cientos de páginas de sus principales personajes, como el famosísimo Juez Dredd o Robo-Hunter (en otro blog que tengo he estado recientemente hablando muchísimo sobre los tebeos de Robo-Hunter y el trabajo de Gibson). A continuación, como curiosidad, extraigo las 12 páginas del único tebeo de Marvel dibujado por Ian Gibson en su carrera, inédito en España (y en su versión original en inglés); donde, por desgracia, no sale ningún mutante conocido, sino que lo protagonizan los Star-Jammers, unos singulares piratas espaciales liderados por el padre de Cíclope, que aparecieron bastante en la etapa de Chris Claremont al frente de la franquicia en los 80s.


jueves, 27 de agosto de 2015

Mike Lawrence - Lisa's brother's friend, fall in love... agian!

Hoy traigo otro fancómic hecho por un dibujante amateur, llamado Mike D. Larence, un aficionado británico que decidió "plagiar" el estilo de Matt Groening y sus personajes, para practicar su estilo, supongo, y poner a prueba su capacidad narrativa. El resultado es un tebeo de los Simpsons apócrifo, bien hecho, en inglés, que recupera algunas tramas viejas de la serie (principalmente, la de la novia de Milhouse), y que incorpora unos cuantos personajes nuevos simpsonizados, y algunos otros elementos de la cultura pop (sale Garfield, los Transformers, George W. Bush...).

El resultado es un poco estático, pero resultón, y el guión es bastante entretenido. Personalmente me encantan estos experimentos hechos con tanta pasión, que pasan por ser episodios alternativos, fan-fiction pura y dura.

Desgraciadamente, el autor, hasta donde yo sé, nunca hizo una portada para el cómic. Pero este pedazo de titán tuvo la paciencia y la entrega suficientes para acabar la historieta completa (hay por ahí mucho fan-cómic muy interesante, pero que queda abandonado al cabo de tres o cuatro páginas). Y antención, porque es una hisotieta de SETENTA Y UNA PÁGINAS!!

Así que esta vez he decidido no colgar aquí las imágenes enteras, porque iba a perder toda la mañana, y os animo a que vayáis a leerlo completo en su blog o en su Deviantart. O, si lo preferís, podéis descargar la versión en .cbr que he armado yo mismo para añadir a mi simpsonteca virtual privada. Podéis descargarlo AQUÍ (14,6Mb).

miércoles, 26 de agosto de 2015

Parodias y referencias (86)

Parodia diáfana de un tebeo clásico infantil muy popular en EEUU de los años 50 y 60. En una línea similar a otras exitosas creaciones de los populares tebeos de Harvey Comics, como Richie Rich y el fantasmita Casper, Guillermo el travieso (de Standard Comics) o su respuesta femenina (y no de Harvey, sino de Dell Comics) La Pequeña Lulú, todos ellos parodiados varias veces por los Simpsons, Hot Stuff the Little Devil era un pequeño diablillo cabezón creado por Warren Kremer que siempre se metía en líos y travesuras tratando de malmeter a los niños, y que se transformó con el tiempo en un símbolo comercial de varias marcas (de tacos o de pilas). También se dejó ver en el episodio 25º de la Casa-árbol del terror, en la serie de televisión.

En el caso que nos ocupa hoy, la portada de Bart Simpson Comics nº 19, subtitulado de hecho "Little Devil", homenajeaba el número 1 de la siere primigenia del diablillo, Hot Stuff the Little Devil, de 1957.